calçots

Conviértete en un experto en calçots

Si te preguntan “¿cuál es la hortaliza de temporada típica de febrero y marzo que se acompaña con una deliciosa salsa?”, estamos seguros de que responderás los calçots. Y es que si algo bueno tiene esta joya culinaria, es que además de ser deliciosa y unir familiares y amigos alrededor de una mesa para celebrar las famosas calçotadas, es súper rica en nutrientes y muy beneficiosa para tu salud. ¡A continuación te lo contamos!

 Propiedades de los calçots

Podemos decir que los beneficios de los calçots son parecidos a los de la cebolla:

  • Elevado contenido en agua: es muy rico en agua, lo que hace que el calçot tenga un aporte calórico muy bajo.
  • Fuente de fibra: son muy ricos en fibra, lo que ayuda a tu tránsito intestinal, regula el estreñimiento y cuida tu microbiota.
  • Vitamina C: el calçot es una fuente importante de vitamina C, un potente antioxidante que ayuda a mantener tus células jóvenes. De todos modos, vigila cuando cocines los calçots, porque si alargas mucho su cocción puede que pierdan parte de la vitamina C.
  • Vitamina A: esencial para la piel, el pelo y la vista.
  • Potasio: destaca el aporte de potasio, fundamental para el funcionamiento correcto de los músculos.
  • Fósforo: mineral imprescindible para el sistema nervioso.

¿Cómo y cuándo se plantan?

¿Sabías que los calçots son los brotes tardíos de la cebolla? Pero vayamos por pasos: primero debemos plantar la cebolla y esperar que crezca. Cuando sea el momento la recolectamos y dejamos secarla. De nuevo plantamos la cebolla y la cubrimos con un poco de tierra y la vamos regando. A partir de aquí debes ir calzando los brotes, es decir, ir cubriéndolos de tierra de manera que el brote se irá alargando en busca de la luz del sol. Para calzar los calçots lo puedes hacer manualmente o con un tractor; y debes hacerlo unas dos o tres veces. En la siguiente infografía verás todo el procedimiento en detalle:

calçots

El origen del nombre 

Como te habrás imaginado el nombre de los calçots procede de la acción de calçar (calzar) los calçots, es decir, cubrirlos de tierra de manera que la planta se alarga y alarga adquiriendo su característica forma delgada.

El origen de los calçots

Ahora que ya conoces cuáles son sus principales propiedades y cómo se cultivan, debes saber el origen de esta verdura. Los calçots son típicos de Cataluña, aunque es cierto que cada vez más regiones de España están incorporando esta comida, concretamente de Valls en Tarragona. Según se dice, un campesino puso un par de cebollas grilladas en la parrilla y se le quemaron. En vez de tirarlas, empezó a pelarlas y descubrió un alimento delicioso que se convirtió, posteriormente, en una comida habitual de la zona. De todos modos, tenemos que decirte que existen otras historias que dicen que los romanos ya comían calçots.

¿Cómo se cocinan los calçots?

Siempre que pensamos en calçots nos viene a la cabeza la típica calçotada, con los deliciosos calçots cocinados a la brasa. Sí, tienes razón, esta es una de las formas más habituales de cocinarlos, pero existen otras formas igual de buenas. Pero vayamos una por una:

A la brasa

¿Preparado para una buena calçotada? A continuación te detallamos cuáles son los pasos que debes seguir para cocinar unos buenos calçots a la brasa:

  • Limpia bien los calçots: que no tengan tierra, corta un poco las hojas y también las raíces.
  • Colócalos encima de la parrilla, con las hojas en la parte superior y la parte blanca más cerca de la llama.
  • Déjalos unos 7-8 minutos y cuando empiecen a silbar, es decir a hacer ruido, gíralos y déjalos, de nuevo, unos 7- 8 minutos más.
  • Cuando empiecen a dejar agua ya los puedes quitar sin quemarte.
  • Envuélvelos con papel de periódico para mantener el calor y déjalos reposar para que se acaben de ablandar aproximadamente una hora.
  • Pasado este tiempo ya los puedes servir.

¿Cómo se comen los calçots?

Ahora que ya los tienes preparados, debes saber que los calçots a la brasa se comen de una manera concreta. Se cogen con una mano; se les quita la primera capa de piel, siempre por debajo, nunca tires de las hojas, se sumerge la punta con salsa y se alza el calçot para comerlo.

calçots

Ahora que ya sabes cómo comer los calçots en una calçotada, debes saber que el festín no se acaba aquí. Después de los calçots es tradición comer carne a la brasa, como butifarras, cordero, todo ello acompañado de pan tostado y un buen vino blanco siempre servido en porrón.

Escalivados 

Otra opción es escalivarlos; en vez de a la brasa se preparan al horno y el procedimiento es bastante parecido:

  • Limpia bien los calçots.
  • Ponlos dentro del horno a máxima potencia durante unos 30-35 minutos.
  • Pon en la base del horno una bandeja para que recoja el agua que van dejando.
  • Ve controlándolos: la idea es que queden tostaditos por fuera y blandos por dentro.
  • Pasados los 35 minutos, quítalos del horno y ya los tienes listos para comer.

 Otras recetas con calçots 

Más allá de la famosa calçotada, esta hortaliza es muy versátil y se puede utilizar en la cocina de diferentes formas. Una buena opción es preparar una quiche de calçots o una tarta salada. Otra forma es saltearlos un poco e incorporarlos en una tortilla, con un poco de alcachofas, que ahora también están de temporada. Como acompañamiento también son ideales: rebozados, en tempura o al horno para tus platos de carne o pescado. Y si eres friolero, te encantará preparar una crema de çalçots; igual que la vichyssoise, pero con calçots.

 ¿Cuánto es una ración por persona?  

Una ración de calçots es, aproximadamente, unos 12 o 15 calçots por persona, lo que equivaldría a unos 200g-250g. Puedes comer más, pero debes vigilar porque esta hortaliza puede provocar gases y un consumo excesivo puede dificultar la digestión (sobre todo si los mezclas con mucha salsa).

¿Cómo escoger el mejor calçot? 

El mejor calçot es aquel que no es ni muy fino ni muy grueso y te contamos por qué: los calçots finos una vez les quitas las primeras capas quedan en nada, mientras que los que son muy gruesos pueden ser difíciles de masticar y quedar duros.

Ahora que te has convertido en un experto en calçots, no dudes en incorporar esta verdura de temporada en tu día a día. Pruébalo de diferentes formas y déjate seducir por su sabor dulce y textura tierna; estamos seguros de que te encantará.

 ¿Por qué son tan buenos los calçots de Ametller Origen? 

Cultivamos nuestros calçots en una zona con un suelo arcilloso muy compacto ideal para este tipo de cultivo. Asimismo, calzamos los calçots hasta tres veces; en enero, febrero y marzo y no los regamos demasiado, pues el invierno acostumbra a ser una época de lluvia. Finalmente, los cosechamos en su punto óptimo y los puedes encontrar en nuestras tiendas físicas y en la tienda online en menos de 24 horas.

 

Disfruta de esta joya de la cocina catalana con los mejores calçots. Además, también los tenemos al horno, escalivados y hasta croquetas y pizza de calçots. ¡Disfrútalos!

 

 


crucíferes

¿Cuáles son las verduras crucíferas?

Estamos seguros de que muchas veces habrás escuchado hablar sobre las crucíferas, pero, ¿sabes realmente qué verduras forman parte de este grupo de hortalizas? En el siguiente post, te damos toda la información que necesitas para convertirte en un experto en crucíferas. ¡Sigue leyendo!

¿Quién es quién? 9 verduras crucíferas

A continuación te contamos cuáles son las crucíferas más famosas:

  • Brócoli: De color verde intenso y brotes florales agrupados
  • Col: De hojas gruesas de color verde clarito
  • Col kale: también conocida como col rizada, de color verde oscuro
  • Bróquil: De color verde clarito, con brotes florales agrupados de forma muy compacta
  • Coliflor: De color blanco y brotes florales agrupados en forma de flor
  • Col de Bruselas: Coles pequeñas de color verde oscuro
  • Bimi: Pariente del brócoli. De color oscuro y brotes pequeños
  • Romanesco: Un híbrido entre el brócoli y el bróquil, de color verde brillante y forma de espiral
  • Col lombarda: De aspecto parecido a la col, pero de color lila

¿Sabías que los rábanos, los nabos y la rúcula también forman parte de la familia de las crucíferas?

¿Cómo comer las crucíferas?

Estas verduras son ideales para comer hervidas, salteadas, al vapor, al horno o en forma de crema. Pero también puedes innovar con esta receta que te propone Cintet: ¡pan de brócoli!

Si quieres saber por qué son tan saludables las crucíferas y el papel que juegan en la prevención de determinadas enfermedades como algunos tipos de cáncer, ¡no te pierdas este post!

 5 curiosidades de este grupo de verduras

  • Las coles ya se cultivaban en la antigüedad por los Egipcios, 2.500 años a.C.
  • El nombre de brócoli o bróquil proviene del italiano ‘brocco’ que significa brote
  • Estas verduras son típicas de la temporada de invierno
  • Según algunos escritos, el nombre de col de Bruselas procede del lugar donde se empezaron a cultivar hace más de un siglo: en el norte de Francia y Bélgica, cerca de Bruselas.
  • El rábano tiene un sabor un poco picante debido a su contenido en glucosinolatos

 En tu tienda habitual Ametller Origen y en la tienda online encontrarás las mejores crucíferas frescas


crucíferas

Las crucíferas y su papel en la prevención del cáncer

Los tomates, las zanahorias y las lechugas son hortalizas que todos conocemos, pero cuando hablamos de las crucíferas, a pesar de que el nombre lo hemos oído en más de una ocasión, ya no tenemos tan claro a qué hortalizas nos referimos.

Las crucíferas o brasicáceas, como se conocen actualmente, son una familia de plantas en la cual encontramos una gran variedad de hortalizas como la col, las coles de Bruselas, la coliflor, la col lombarda, la col rizada o col kale, el brócoli, el romanesco, los berros, los nabos, la rúcula o los rábanos, con muchas propiedades saludables y con un gran valor nutricional:

Beneficios de las crucíferas

  • Energía: el contenido energético de todas ellas es bajo, entre 50 y 85kcal/100g. Las coles de Bruselas son las que menos calorías tienen.
    • Fibra: la fibra es una constante en todas las hortalizas y también en este grupo concreto. Su contenido está entre 3 y 4g/100g, y las coles de Bruselas son, nuevamente, las que más contenido tienen.
    • Vitamina C: la mayoría de las coles aportan alrededor de los 100mg/100g de esta vitamina. Para poder aprovecharla al máximo, es importante elegir cocciones con poca agua (vapor, horno o microondas) y poco tiempo.
    • Vitamina B9 o folatos: esta vitamina juega un papel clave no solo en la prevención de los defectos en el tubo neural como es la espina bífida, sino también en la prevención de patologías cardiovasculares.
    • Vitamina K: esta es una vitamina involucrada en los procesos de coagulación de la sangre.
    • Carotenoides o Pro vitamina A: junto con la Vitamina C y la Vitamina E, estos micronutrientes contribuyen a proteger las células de los daños oxidativos.

¿Qué relación tienen las crucíferas con la prevención del cáncer?

El interés de estas hortalizas no únicamente se centra en su valor nutricional, sino también en el papel que tienen en la prevención de determinadas patologías como son algunos tipos de cáncer. Y es que las crucíferas son ricas en unos compuestos químicos que se conocen con el nombre de glucosinolatos y que contienen azufre, responsables del olor característico cuando las cocinamos. En el momento en que ingerimos estas hortalizas, estos componentes se transforman en otros que, según algunas investigaciones, han demostrado tener un efecto protector en determinados tipos de cáncer.

Es importante recordar que estos resultados hay que enmarcarlos siempre dentro de una dieta saludable así como la práctica de ejercicio físico.

¿Por qué dan gases las crucíferas?

Por otro lado, el consumo de este grupo de hortalizas se asocia, en algunas ocasiones, con la aparición de gases, pero que no son malos para la salud. Este efecto se debe a la fibra que tienen y el contenido en azufre. A continuación te damos algunos consejos para evitarlos:

  • Consume pequeñas cantidades de estas hortalizas y combínalas con otras que no sean tan flatulentas
  • Mastícalas bien
  • Prepárate alguna infusión digestiva

alcachofa

¿Cómo se debe comer una alcachofa?

La alcachofa es la cabeza floral comestible de la alcachofera, una planta que brota únicamente en invierno y que nos da esta hortaliza de temporada tan famosa y  nutritiva. Sin embargo, a menudo surge la duda de cómo se debe comer una alcachofa, pues las hojas de fuera son duras, mientras que, a medida que nos acercamos al corazón son más tiernas. A continuación te contamos cuál es la mejor forma de comértela, las formas más fáciles y rápidas de cocinarla y los nutrientes que te aporta. ¡Sigue leyendo!

¿Cómo comer una alcachofa cocida? 

Tanto si la has preparado a la brasa, como al microondas, las primeras hojas de la alcachofa las debes comer con las manos, mordiendo la parte más carnosa de la hoja, que es la inferior, y dejando la otra parte, más fibrosa, a un lado. A medida que te vayas acercando al corazón, verás como las hojas son mucho más tiernas y ya podrás comértelas con los cubiertos. Para que te hagas una idea, es como una flor. Imagina que vas quitando los pétalos con las manos, uno por uno, y vas comiendo la parte más tierna.

¿Cómo cocinar una alcachofa en 10 minutos? 

Parece mentira, pero es totalmente real. Puedes cocinar unas deliciosas alcachofas en tan solo diez minutos al microondas. ¿Sigues sin creértelo? Mira este vídeo:

https://www.youtube.com/watch?v=OUy_tvO2N9s&list=PL_it555ubt2QbF9MXbVY0S66uzueX2Tv1&index=4

Otras formas de cocinar esta hortaliza

A la brasa, confitadas, rebozadas. Si algo bueno tiene la alcachofa es que es muy versátil y se puede preparar de muchas formas diferentes y te puede servir de acompañamiento de una gran variedad de platos. ¿Quieres saber cómo prepararlas a la brasa? Nuestro chef Cintet te lo cuenta aquí:

https://www.youtube.com/watch?v=g1J7ucHeNT0&list=PL_it555ubt2QFiVnDQERgASPUpVwpvWGE

Como te comentábamos, las alcachofas confitadas también son ideales y muy sencillas de preparar. ¡Apunta!

  • Limpia las alcachofas, quitándole las primeras hojas y el tallo.
  • Córtalas y ponlas dentro de una olla y cúbrelas con aceite de oliva virgen.
  • Déjalas en la olla a baja temperatura durante una hora y media o dos.
  • Déjalas enfriar. Guárdalas en un bote con el aceite por encima.

Si prefieres unas alcachofas crujientes, las rebozadas son tu opción. Así se preparan:

  • De nuevo, límpialas, quítales las hojas exteriores y córtalas
  • Bate un huevo y añádele harina. Sumerge los trozos de alcachofa.
  • Prepara un sartén con el aceite caliente y fríe las alcachofas.
  • Una vez estén hechas, ponlas encima de un papel de cocina para absorber un poco el aceite y ya están listas para consumir.

Propiedades de la alcachofa

  • Fuente de fibra: son una verdura rica en fibra, que ayuda a tu tránsito intestinal y cuida tu microbiota.
  • Potasio y fósforo: el primero ayuda al funcionamiento normal del sistema nervioso y músculos, mientras que el segundo contribuye al mantenimiento de los huesos y los dientes. Para que te hagas una idea, una ración de alcachofas cubre el 20% de la ingesta recomendada de fósforo para un adulto.
  • Contiene vitamina A y del grupo B

¿Por qué las alcachofas dan gases? 

Debes saber que las alcachofas son una de las hortalizas que más gases producen, por su elevado contenido en fibra. De todos modos, los gases no son malos, pero sí que pueden resultar molestos. Por esto, te recomendamos no abusar, es decir, por mucho que te gusten las alcachofas es mejor comer pocas a menudo, que muchas en una misma comida. Otra opción para disminuir los gases producidos es tomar una infusión digestiva después de comer. ¡Ya verás como te ayudará!

¿Por qué se ponen negras las alcachofas?

De la misma manera que ocurre con otras frutas y hortalizas, como la manzana o el aguacate, las alcachofas también se oxidan y por este motivo se ponen negras. Esto ocurre cuando las cortamos y el oxígeno entra en contacto con el alimento. Pero no te preocupes, porque se pueden consumir igualmente y también se puede evitar. ¡Te contamos cómo!

Primero de todo debes tener un limón. A continuación puedes o frotar los trozos de alcachofa con limón o bien añadir unas gotas de zumo de limón en el agua que utilices. Eso sí, si no te pases de tiempo porque puede quedar cierto sabor del limón.

Encuentra las mejores alcachofas de temporada y cosecha propia en Ametller Origen. Disfruta de esta verdura y todos sus beneficios.

 


¿Cómo freír correctamente las croquetas?

Estamos seguros de que nadie puede resistirse a una croqueta o más bien ¡a más de una! Y es que no existe comida que guste tanto a pequeños como mayores, como las croquetas. Crujientes, fundentes y deliciosas son perfectas para cualquier momento. ¿Cuáles son tus favoritas? ¿De pollo, de jamón, de espinacas, de carn d’olla, de bacalao, de setas, de gambas? En el siguiente post te contamos cuál es la forma correcta de freírlas correctamente para que puedas disfrutar de esta delicia.

Trucos para conseguir las croquetas perfectas

A continuación te proponemos 4 formas diferentes de cocinas unas suculentas croquetas en casa:

  • Freídora: Caliente el aceite a 180 grados y déjalas entre 2 y 3 minutos. Posteriormente, absórbelas con papel de cocina.
  • Air fryer: Precalienta el air fryer a 200 grados. Unta con un poco de aceite las croquetas para conseguir un buen color. Cocínalas entre 7 y 10 minutos.
  • Horno: Precaliente el horno a 200 grados. Colócalas en un papel especial para horno para evitar que se peguen. Cocínalas durante 7 minutos y después dales la vuelta y cocínalas 7 minutos más.
  • Sartén: Escoge la sartén más pequeña, de esta forma, necesitarás menos aceite. Utiliza un aceite suave para que el sabor final no sea muy fuerte.

 ¿Por qué se rompen las croquetas al freír?

Seguro que alguna vez te has hecho esta pregunta y es que da mucha rabia que las croquetas se abran y se rompan cuando las fríes. ¿Quieres saber por qué pasa? Pues tiene que ver con la temperatura del aceite que no es suficientemente alta. Así que ya lo sabes, para freír correctamente las croquetas el aceite debe estar a temperatura elevada. Lo ideal es que esté entre 175 y 180 grados.

¿Cuánto tiempo hay que calentar el aceite para freír?

Si no tienes muy claro cuándo el aceite está caliente puedes hacer una cosa: coge un poquito de rebozado, o pan rallado y échalo dentro de la sartén. Si empiezan a salir burbujitas alrededor del pan y este sube a la superficie, ¡tienes el aceite listo para freír!

 ¿Qué país inventó las croquetas?

Aunque en nuestro país las croquetas están muy arraigadas, fue un invento francés. Su nombre procede del verbo francés croquer, que significa crujir y de la variante en femenino y diminutivo croquete, que se podría traducir como algo así como ‘crujientita’. De todos modos, no está claro el año de su invención, ni tampoco de cuándo llegó a España.

Lo que sí que tenemos claro es que hoy día en nuestro país las croquetas están en todas partes: de pollo, de carn d’olla, de jamón, de setas, de espinacas hasta de gambas, queso con cebolla pochada, tinta de calamar y es que existen sabores para todos los paladares.

En tu tienda Ametller Origen habitual y en la tienda online puedes encontrar una gran variedad de croquetas elaboradas artesanalmente. Asimismo, también puedes disfrutar de las mejores croquetas elaboradas por el chef Nandu Jubany.


¿Cómo conservar las lechugas más tiempo?

Son las reinas de cualquier ensalada y las podemos encontrar durante todo el año: hablamos de las lechugas. ¿Quieres saber cuál es el truco infalible para conservarlas frescas y crujientes como el primer día? No te pierdas el siguiente post donde te contamos también sus propiedades, así como algunas curiosidades sobre esta verdura.

¿Cómo mantener la lechuga fresca en la nevera?

Estamos seguros de que alguna vez te has hecho esta pregunta. Pues a continuación te contamos el truco definitivo para que la lechuga no se te marchite en la nevera. ¡Toma nota!

  • Limpia correctamente la lechuga
  • Sécala con un trapo o un papel de cocina
  • Coge un recipiente hermético y coloca un papel de cocina en la base
  • Pon la lechuga en el recipiente y ciérralo correctamente

¡Cintet te lo enseña en este vídeo!

Beneficios de las lechugas

La lechuga es una verdura con un bajo contenido energético, debido a su elevado contenido en agua y su escasa cantidad en hidratos de carbono. Asimismo, son fuente de vitamina C y fuente de minerales: especialmente fósforo, potasio, hierro y calcio. Destaca también su contenido en flavonoides y fitoesteroles, que participan en funciones biológicas del organismo.

Es interesante destacar que las hojas más verdes de las lechugas, aquellas que son menos tiernas, son las más ricas en vitaminas y minerales.

4 curiosidades de esta verdura

¿Quieres descubrir algunos secretos de esta verdura? ¡Atento!

  • Los botánicos no se ponen de acuerdo sobre su origen, pues es una planta cultivada desde hace muchos años.
  • Los romanos tenían la costumbre de comérsela antes de acostarse y después de una cena abundante, pues les ayudaba a conciliar el sueño.
  • Como te hemos avanzado, las hojas externas de las lechugas son las que más vitaminas y minerales tienen.
  • Las flores de las lechugas están compuestas por la fusión de cientos, incluso miles de flores diminutas.

Las variedades de lechugas más conocidas

Las cuatro variedades hortícolas más comunes son la lechuga de cogollo, la de hoja rizada, la romana y la de tallo. La de cogollo forma una cabeza parecida a la de la col; la de hoja rizada produce hojas separadas, que no forman cogollo; la romana forma un cogollo largo y erguido y la de tallo tiene un tallo grueso comestible y hojas de sabor desagradable.

Asimismo, existen otras variedades como la lechuga francesa, la lechuga escarola, la lechuga hoja de roble u hoja de roble roja, la lechuga iceberg. ¿Cuál es tu preferida?

Encuentras todas las variedades de lechugas, frescas y sabrosas, en tu tienda habitual y en la tienda online.


col kale

Col kale o col rizada, la crucífera más popular

Estamos seguros que has oído hablar de la col kale, una verdura que se ha puesto de moda en los últimos años y que tiene muchísimas propiedades beneficiosas para la salud. En el siguiente post te explicaremos todo lo que debes saber sobre la col kale y cómo la puedes cocinar. ¡Toma nota!

¿Qué tipo de verdura es la col kale?

Como bien indica su nombre, la col kale es un tipo de col, también conocida como col rizada, de la familia de las crucíferas.  Sus características son:

  • Hojas muy rizadas: de aquí su nombre
  • Color verde intenso y brillante
  • Sabor un poco amargo, pero agradable. ¡Estamos seguros de que te encantará!
  • Textura en la boca: rugosa y un poco dura

¿Cuáles son las propiedades de la col kale?

  • Gran fuente de fibra: la col kale es una de las verduras con más fibra, que te ayuda a regular tu tránsito intestinal y cuida tu microbiota.
  • Elevado contenido de calcio y hierro: que tiene una función estructural y ayuda a mantener sanos tus huesos y dientes. En el caso del hierro te ayuda al crecimiento y desarrollo del organismo.
  • Vitaminas: especialmente A, que te ayuda a cuidar la vista y la piel, C, que actúa como antioxidante, y K que tiene un papel fundamental en la coagulación sanguínea.

¿Por qué es tan famosa la col kale?

Sin ninguna duda la col rizada es una de las reinas de la cocina. Pero, ¿a qué se debe su buena fama? Pues bien, se trata de una verdura que se ha incorporado en nuestro día a día hace unos 3-4 años, es decir es más o menos novedosa, y que se ha demostrado que, como te hemos enumerado anteriormente, tiene múltiples beneficios para la salud. La combinación de esos dos factores hace que sea una de las crucíferas más deseadas.

4 formas de cocinar la col kale

  • Cruda: puedes añadirla en las ensaladas y aprovechar así al máximo sus nutrientes.
  • Al horno: ¿te atreves a preparar unas chips de col kale? Corta las hojas de la col a trocitos, ponlas en una bandeja de horno, échales un poco de aceite y pimienta por encima y mételas al horno unos 8-10 minutos.
  • Hervida o al vapor: unos 10 minutos de cocción. Es importante no pasarse, pues la col kale podría perder sus nutrientes. En el caso que la quieras preparar al vapor, el tiempo de cocción es de 5 a 10 min.
  • En un delicioso zumo o batido: súper nutritivo, para primera hora de la mañana o para merendar.

¿Cuál es la mejor forma para que la coman los más pequeños?

A veces, es difícil que los niños y niñas prueben nuevos alimentos. De todos modos, es muy importante inculcarles, desde bien pequeños, la importancia de comer de todo, especialmente fruta, hortalizas y verduras variadas y de temporada.

En el caso de la col rizada es una verdura atractiva a la vista y al tacto, así que esto nos puede ayudar a presentar la col kale como una buena aliada en la cocina. Entre las mejores recetas para los más pequeños de la casa, estas son algunas ideas:

  • Chips: lava bien la col, córtala a trocitos, alíñala con un poco de aceite y pónla al horno, previamente calentado. Puedes utilizar las chips para acompañar lun plato de carne o de pescado.
  • Tortilla: otra opción es una tortilla a la francesa, con col kale previamente salteada con un poco de ajo. Una receta sencilla y saludable con esta verdura.
  • Unas croquetas: sí, sí, lo has leído bien. En vez de croquetas de pollo o jamón, rellénalas de verduritas salteadas entre las que incluyas la col kale. ¿Qué te parece la idea?

Puedes encontrar la mejor col kale y otras crucíferas en nuestras tiendas Ametller Origen. ¡Disfruta de esta verdura y prepara recetas deliciosas!


4 consejos saludables para la vuelta a la rutina

¡Año nuevo, vida nueva! Atrás quedan las fiestas navideñas y las comilonas, y la rutina y la normalidad del día a día vuelven de nuevo a nuestras vidas. Si te está costando resituarte, no te preocupes, te damos cuatro consejos saludables para que tu vuelta sea lo más llevadera y sana posible. ¡Sigue leyendo!

 ¿Qué es un plato saludable?

El primer consejo es comer de forma saludable, por esto tu plato debe ser completo, y es que una correcta alimentación es imprescindible para tener una buena salud y prevenir muchas enfermedades, entre ellas la obesidad. ¿Sabes qué ingredientes debe contener tu plato saludable? ¡Atentx!

  • 50% de verduras y hortalizas
  • 25% de alimentos proteicos (alimentos de origen animal como la carne, el pescado o los huevos o de origen vegetal como las legumbres y derivados)
  • 25% de farináceos (es importante que sean integrales y en este grupo encontramos la pasta, el arroz, las patatas, los boniatos o la quinoa)

La estructura del plato saludable es perfecta y equilibrada, ¡así que ya lo sabes! Síguela tanto en la comida como en la cena.

¿Te faltan ideas? No te preocupes, porqué semanalmente te ofrecemos nuestro menú saludable, elaborado por dietistas y con las recomendaciones de la Agencia de Salut Pública de Catalunya (ASPCAT).

Por otro lado, es importante tener una buena hidratación. El agua es la mejor opción, así que ¡ya lo sabes! Bebe agua a menudo y si quieres, combínalo con infusiones.

Otros hábitos saludables para tu vuelta

Durante las vacaciones es normal dejar de lado la práctica de deporte. De todos modos, es importante retomarlo, pues mantener una vida activa es muy clave para tu salud. Recuerda que no hace falta que seas un súper deportista, caminar 20 minutos al día cada día de la semana o subir por las escaleras también es beneficioso.

Por otro lado, un buen descanso es primordial. Según los expertos, debemos descansar una media de 7 horas diarias. Finalmente, no te olvides del ocio: volver a la ruina no significa que debas renunciar a  pasártelo bien. ¿Cuál es tu hobby favorito? Tomar algo con los amigos, leer un libro, ir al cine, hacer una excursión, pasear. ¡Así que ya lo sabes, dedica tiempo a aquello que más te guste!

Esperamos que con estos consejos tu vuelta sea más llevadera y ¡a empezar la vuelta con buen pie y de la forma más saludable!


Lo que debe comer un niño hasta los 3 años

¿Hasta qué edad deben mamar los niños? ¿Cuándo podemos empezar a incorporar progresivamente alimentos en su dieta? En el siguiente artículo, te respondemos a estas y otras preguntas, pues la primera infancia es un momento clave porque es cuando se experimenta mayor crecimiento físico y psicomotor y es una época donde los pequeños pueden empezar a consolidar determinados hábitos saludables para cuando sean mayores.

 ¿Qué debe comer un bebé de 0 a 6 meses?

Durante los primeros seis meses de vida de un bebé, este debe alimentarse exclusivamente de leche. Está demostrado que la lactancia materna es la mejor opción para los recién nacidos. Asimismo, también se ha visto, que la leche materna fortalece el vínculo entre la madre y el bebé.

A partir de los seis meses, y manteniendo la lactancia hasta aproximadamente los dos años o hasta que la madre lo decida, será necesario empezar a añadir nuevos alimentos para facilitar unos niveles de desarrollo y salud adecuados.

¿Qué es la diversificación alimentaria y cuándo se inicia?

Entendemos por diversificación alimentaria el periodo durante el cual, de forma progresiva, se incorporan alimentos a la dieta del lactante. Este proceso debe iniciarse a partir de los seis meses, nunca antes, y debe estar supervisado por el pediatra. Así pues, la incorporación de nuevo alimentos debe ser:

  • Lenta
  • En pequeñas cantidades
  • Respetando un intervalo de entre 3 a 5 días para cada nuevo alimento

De todos modos, es importante destacar que durante este proceso deben evitarse productos que puedan suponer un peligro para el bebé, como por ejemplo los frutos secos, los granos de uva, la manzana o la zanahoria, porque pueden atragantarse.

Alimentación a partir de los 6 meses

A partir de los 6 meses, la leche sigue siendo el principal alimento del bebé, combinado con algunos alimentos sólidos. Estos alimentos pueden ser:

  • Frutas y verduras: Exceptuando las acelgas y las espinacas. Las mejor forma de ofrecérselas es en forma de puré.
  • Carne y pescado: Exceptuando el pez espada, el atún rojo, tiburón (cazón) y lucio, así como los crustáceos. De la misma forma que las frutas y las verduras, la mejor opción para incorporar la carne y el pescado es a través de purés.
  • Huevos: De tamaño pequeño.
  • Legumbre: Siempre bien cocidas
  • Aceite de oliva: Añadir en todas las preparaciones
  • Cereales integrales: Pan, arroz, pasta pequeña.

Aunque la mejor forma es el puré, es importante y aconsejable incorporar preparaciones diferentes a los triturados. Por ejemplo, ofrecer alimentos enteros o a trocitos en función del alimento permite que el bebé coma de forma autónoma y disfrute de los diferente sabores, texturas, olores y colores.

Por otro lado, y de la misma forma que deben evitarse aquellos productos que puedan suponer un peligro para la criatura, debe evitarse la sal, así como el azúcar, la miel y los edulcorantes.

 ¿Cuál es la cantidad que debe comer el bebé?

Ahora que ya hemos visto cuáles son alimentos que puede tomar un bebé, es importante mencionar cuáles son las cantidades recomendadas de cada producto a partir de los 6 meses al año:

  • Carne: 30-35 gr/día
  • Pescado: 30-35 gr/día
  • Huevo: 1 huevo pequeño al día

En el caso de las frutas, verduras, hortalizas, legumbres, pasta, arroz y pan las cantidades deben adaptarse a la sensación de hambre que tenga el pequeño.

Alimentación a partir de un año

A partir del año de edad, se puede incorporar leche entera de vaca, en el caso que el bebé no tome leche materna, yogures, quesos y es el momento de empezar a diversificar las formas cómo presentamos la comida: hervido, a la plancha, guisado, al vapor, al horno, frito.

Finalmente, es muy importante tener en cuenta que los niños deben comer en un ambiente relajado y cómodo, sin distracciones como la televisión o los teléfonos móviles. De esta forma, facilitamos unas buenas prácticas alimentarias y les damos la oportunidad de interaccionar socialmente y potenciamos su desarrollo cognitivo. Asimismo, siempre que se pueda deben hacerse las comidas en familia, disponiendo de tiempo suficiente y sin interrupciones para garantizar que son momentos agradables y que la ingesta de comida es adecuada.