Seguro que alguna vez te ha pasado que has comprado un aguacate y cuando te lo ibas a comer estaba verde. Te explicamos en qué debes fijarte para saber si un aguacate está ya en su punto. Con estos trucos, no volverás a fallar.

¿Cómo elegir un aguacate maduro? 

La manera tradicional para saber si un aguacate está en su punto es a través del tacto. Presiona suavemente con los dedos el aguacate, si se te hunden un poco es que el aguacate está ya maduro. Si por lo contrario, la piel no cede querrá decir que está verde y si se hunden mucho los dedos, pasado.

Existen también otras técnicas para determinar el estado de un aguacate. Debes fijarte en la parte donde empieza el tallo: si está de color verde, espera unos días más; si está de color amarillo, el aguacate está en su punto óptimo y si está de color marrón, querrá decir que ya está demasiado maduro.

Otro indicador de la madurez es el color. Cuanto más oscuro, más maduro.

  • Si está de color verde es que aún no está maduro
  • Si presenta una tonalidad más oscura, entre verde, violeta y negra, está en su punto
  • Si está negro, quiere decir que el aguacate está pasado

“¿Sabías que si guardas un aguacate verde junto con unos plátanos y manzanas, aceleras su maduración?”

¿Cómo debes cortarlo? 

Aunque no debes ser un especialista para cortar un aguacate, no está de más seguir los siguientes pasos para que te sea más sencillo:

  • Con un cuchillo afilado, córtalo por la mitad, dejando el hueso en una de las partes.
  • Una vez hecho el corte, coge con las manos el aguacate, una mano en cada mitad, y gira en sentido contrario ambas partes. De esta manera, las separarás y en una de ellas quedará el hueso.

El siguiente paso es conseguir quitar el hueso, sin destrozar el aguacate. ¡Allá vamos!

  • Coge de nuevo el cuchillo y dale un golpe seco al hueso, de forma que el cuchillo te quede clavado.
  • Gira suavemente el cuchillo y verás que el hueso se desprende.
  • Ya puedes disfrutar de tu aguacate.

Beneficios del aguacate

Además de delicioso, esta fruta es un alimento muy saludable. Este fruto contiene diferentes grasas beneficiosas para tu salud cardiovascular; un tipo de grasas, que llamamos ‘saludables’ y protegen tu corazón y evitan la formación de colesterol.

Asimismo, el aguacate también es una gran fuente de vitaminas: la vitamina E, un potente antioxidante, vitamina del grupo B, esenciales para el buen funcionamiento del sistema nervioso, y vitamina C, que actúa también como antioxidante. Asimismo, destaca por su alto contenido en potasio, mineral esencial para el sistema nervioso y los músculos.

“Recuerda que, aunque puedes consumir aguacate a diario, una ración razonable equivale a medio aguacate”

Recetas con aguacates: más allá del guacamole

A menudo, cuando pensamos en recetas que incluyan aguacate, únicamente se nos ocurre el guacamole o una tostada con aguacate acompañada con sésamo y pavo. De todas formas, el aguacate es mucho más versátil, por esto te proponemos algunas ideas diferentes para incorporar el aguacate en tu dieta:

  • Hummus de aguacate: igual que un hummus de garbanzos, pero le añades al final un aguacate a trocitos. Lo trituras todo y listo para comer.
  • Tartar de salmón: una combinación saludable y fresca para el verano. Prepara una base de aguacate y añádele encima el salmón marinado. ¡Descubre cómo lo prepara Cintet en este vídeo!
  • Ensalada de arroz o pasta con aguacate: la ensalada de toda la vida con atún, cherrys, aceitunas y con unos daditos de aguacate.
  • Batido de aguacate: Añádele a tu batido favorito unos trozos de aguacate. ¿Qué te parece un batido de piña, aguacate y bebida vegetal?

 Recuerda que si te sobra aguacate puedes guardarlo en la nevera con el hueso; de este modo no se oxidará.

Ahora que ya sabes cómo escoger el mejor aguacate, no tendrás excusa para no añadirlo en tu dieta. Recuerda que esta fruta es una gran aliada para tu corazón, así que no solo disfrutarás de su sabor y textura, sino también de sus beneficios para tu salud.