Son las reinas de cualquier ensalada y las podemos encontrar durante todo el año: hablamos de las lechugas. ¿Quieres saber cuál es el truco infalible para conservarlas frescas y crujientes como el primer día? No te pierdas el siguiente post donde te contamos también sus propiedades, así como algunas curiosidades sobre esta verdura.

¿Cómo mantener la lechuga fresca en la nevera?

Estamos seguros de que alguna vez te has hecho esta pregunta. Pues a continuación te contamos el truco definitivo para que la lechuga no se te marchite en la nevera. ¡Toma nota!

  • Limpia correctamente la lechuga
  • Sécala con un trapo o un papel de cocina
  • Coge un recipiente hermético y coloca un papel de cocina en la base
  • Pon la lechuga en el recipiente y ciérralo correctamente

¡Cintet te lo enseña en este vídeo!

Beneficios de las lechugas

La lechuga es una verdura con un bajo contenido energético, debido a su elevado contenido en agua y su escasa cantidad en hidratos de carbono. Asimismo, son fuente de vitamina C y fuente de minerales: especialmente fósforo, potasio, hierro y calcio. Destaca también su contenido en flavonoides y fitoesteroles, que participan en funciones biológicas del organismo.

Es interesante destacar que las hojas más verdes de las lechugas, aquellas que son menos tiernas, son las más ricas en vitaminas y minerales.

4 curiosidades de esta verdura

¿Quieres descubrir algunos secretos de esta verdura? ¡Atento!

  • Los botánicos no se ponen de acuerdo sobre su origen, pues es una planta cultivada desde hace muchos años.
  • Los romanos tenían la costumbre de comérsela antes de acostarse y después de una cena abundante, pues les ayudaba a conciliar el sueño.
  • Como te hemos avanzado, las hojas externas de las lechugas son las que más vitaminas y minerales tienen.
  • Las flores de las lechugas están compuestas por la fusión de cientos, incluso miles de flores diminutas.

Las variedades de lechugas más conocidas

Las cuatro variedades hortícolas más comunes son la lechuga de cogollo, la de hoja rizada, la romana y la de tallo. La de cogollo forma una cabeza parecida a la de la col; la de hoja rizada produce hojas separadas, que no forman cogollo; la romana forma un cogollo largo y erguido y la de tallo tiene un tallo grueso comestible y hojas de sabor desagradable.

Asimismo, existen otras variedades como la lechuga francesa, la lechuga escarola, la lechuga hoja de roble u hoja de roble roja, la lechuga iceberg. ¿Cuál es tu preferida?

Encuentras todas las variedades de lechugas, frescas y sabrosas, en tu tienda habitual y en la tienda online.