Refrescante, nutritivo y fácil de preparar: estamos hablando del gazpacho. Y es que no se nos ocurre mejor plato para los días calurosos que un buen vaso de gazpacho fresquito. En el siguiente post te contamos cuál es el origen de este plato, algunas curiosidades y por qué es tan saludable. ¡Refréscate con un buen gazpacho!

¿Dónde se originó?

Antes del famoso gazpacho elaborado a base de tomate, ya existía en Al-Ándalus un gazpacho preparado con agua, ajo, vinagre y pimienta. El gazpacho, tal y como lo conocemos hoy en día, es originario de Andalucía (siglo XVI), cuando los jornaleros y campesinos para aprovechar el pan seco de los días anteriores lo mojaban con agua, añadían tomates estrujados manualmente y lo aderezaban todo con ajo, aceite y pimienta.

Con el tiempo, se puso de moda añadir a la mezcla otros vegetales como pepino o pimiento rojo o verde y cebolla. Asimismo, actualmente este plato se sirve con hortalizas picaditas o picatostes como acompañamiento.

Ingredientes básicos del gazpacho

  • Tomates, tomates y más tomates. La variedad ideal para preparar esta sopa fría es el tomate pera o el tomate de rama. Lo más importante es que estén maduros
  • Pimiento rojo y pimiento verde
  • Pepino
  • Cebolla
  • Aceite
  • Un poco de vinagre
  • Ajo (opcional)
  • Un poco de pan

Si bien es cierto que el tomate es el ingrediente básico de esta receta, cada vez es más habitual encontrar gazpachos que sustituyen el tomate por otro ingrediente. De esta manera, puedes probar de preparar un gazpacho de sandía, de cereza o de albaricoque.

¿Quieres saber cuáles son los mejores toppings para acompañar tu gazpacho?

Cintet te lo cuenta en el siguiente vídeo:

Beneficios de esta sopa fría

El gazpacho, además de refrescante, es supersaludable. Y es que está elaborado con verduras y hortalizas que son muy beneficiosas para tu salud. Más concretamente:

  • Rico en antioxidantes: todos os vegetales que lleva el tomate tienen muchísimos antioxidantes, que ayudan a mantener tus células jóvenes.
  • Fuente de vitaminas y minerales: principalmente vitamina A, en forma de betacaroteno, y C, así como minerales como magnesio y el potasio.
  • Fibra, que ayuda a regular tu tránsito intestinal.

Puedes tomar gazpacho como entrante, para comer o para cenar acompañado de un segundo plato, o a media mañana.

Los mejores gazpachos, los de Ametller Origen

Elaboramos nuestros gazpachos sin aditivos y sin ningún tratamiento térmico, como tu lo harías en casa. Por esto es muy importante que cuando lo compres, lo pongas dentro de una bolsa refrigerada y, rápidamente, lo vuelvas a guardar en la nevera cuando llegues a casa.

Puedes escoger entre nuestro el famoso gazpacho suave, gazpacho normal, el de cereza, el de fresa, el de remolacha o el de manzana y aguacate. Unos gazpachos elaborados artesanalmente en nuestro obrador de Olèrdola y con un nivel organoléptico y aroma muy singular.

Encuentra los mejores gazpachos, 100% naturales y de temporada, en tu tienda habitual Ametller Origen y en la tienda online. ¡Refréscate con un buen gazpacho!